Reseña de @lectodependiente

Lara es una joven abogada que encara las refacciones de una casa que antaño fue de su abuela Estela, quien también estuvo a cargo de las reformas de esa propiedad medio siglo antes. Dos mujeres decididas que, aunque ellas no lo sepan, comparten la fuerza para cargar con responsabilidades que otros creen que no podrán controlar, con mucha entereza. Persiguen sus objetivos y se sobreponen a todo.

Con capítulos cortos que tiene de protagonista, además de a Lara y Estela, a Tolo, albañil que trabaja para Lara, pura bondad y corazón, que es quien descubre que entre las paredes de la casa se encuentra escondido un secreto inconfesable que deja atónito al lector y roba suspiros de sorpresa (chequeadísimo por mí).

Una primera novela narrada hermosamente, cercana, donde cada detalle es clave, no sólo en cuanto a personajes, sino también en cuanto a épocas, retratando situaciones verosímiles que ponen al rol de la mujer y a lo que se espera de ella en el centro de la escena, donde las diferencias sociales, aunque pasen los años, siguen más vigentes que nunca.

Un libro que atrapa desde la primera hasta la última página, y que se disfruta en todo momento.

Descubrir nuevas voces es algo que me encanta, más cuando tienen un arranque como el de Andrea, y acá el descubrimiento fue doble, porque también es el debut de la editorial. Un título más que acertado para dar comienzo a su colección. Y como saben que amo detenerme en el arte de los libros, la estética y la imagen de cubierta hacen de la lectura una experiencia completamente grata.

Instagram de @lectodependiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.